En el pueblo mágico de Chignahuapan, Puebla, se realizan preciosas esferas artesanales con vidrio soplado.

Estas piezas únicas se comenzaron a realizar a partir de 1965 gracias al Ing. Rafael Méndez Muñoz y el Sr. Héctor Rodríguez quienes fundaron los primeros talleres  donde se comenzó esta labor.

A partir de entonces y por su gran éxito muchos artesanos comenzaron a especializarse en las técnicas del soplado y decoración de las esferas, abriendo nuevos talleres.

Actualmente hay más de 400 talleres que producen artesanalmente piezas únicas, pintadas y decoradas por separado.