Conocimos a Zambra, Solea y Claudio, ya reconocidos por su gran trayectoria en el arte flamenco, han llevado a lo largo de nuestro estado su gran pasión y talento, causando un efecto de “piel chinita” en todos los que hemos llegado a presenciar alguna de sus puestas en escena.

Hoy nos platican un poco de su experiencia y de las grandes satisfacciones que ha traído para ellos dedicarse al increíble mundo de la danza y el canto.

Zambra

Platícanos un poco de tu trayectoria como bailaora

Soy bailaora de flamenco desde los 10 años, desde pequeña he tenido la oportunidad de escuchar, expresar y vivir el flamenco de la mano de mi padre y a lado de mis hermanas gracias al apoyo constante de nuestra madre. He tenido la oportunidad de que el flamenco me lleve a conocer otras ciudades de México, así como provincias de España, a otros países como Chile, Suiza, Japón, entre otros.

¿Qué es lo que más te apasiona del arte flamenco?

La magia para mi comienza desde los ensayos y lo apasionante que son los preparativos para una actuación, me apasiona el poder compartir lo que sé en nuestra escuela y ver cómo crecen nuestros alumnos, me apasiona escuchar el cante flamenco, pero lo que más me ha apasionado es subir a un escenario y compartirlo con mi familia, tener a mi padre a un lado, a mis hermanos, a nuestros hijos y a Claudio disfrutando de lo que tanto nos gusta ha sido, es y será de mis mayores pasiones.

Para ti ¿Cuáles son las principales habilidades/actitudes que debe tener una bailaora?

Lo más importante es ser auténtico, bailar con el corazón, estudiar y prepararse cada día, si eres profesor enseñar con responsabilidad, respetar y tener un compromiso real con lo que hemos elegido como profesión. No podemos dejar que la falta de preparación nos estanque, como en cualquier otra profesión se requiere de tiempo para una formación de calidad y de mucha experiencia para poder enseñar y compartir con relevancia, no olvidemos que a enseñar también se aprende.

Claudio.

¿Cómo nació tu vocación como cantaor?

Mi vocación como guitarrista flamenco nació por el cúmulo de experiencias a través las primeras etapas de mi vida, primero, la pasión que tenía por la guitarra desde niño, luego la afición a la tauromaquia que afloró en en mi en plena adolescencia y finalmente la oportunidad de ir por primera vez a un tablao en Madrid que me marcó para toda la vida.

Para ti ¿Cuáles son las principales habilidades/actitudes que debe tener una cantaor?

Primero que nada entender que la formación de un artista es un proceso que hay que disfrutar, en el cual es importantisimo desarrollar las habilidades técnicas, pero poco a poco ir poniendo dicha técnica al servicio del arte y el sentimiento propios de cada artista.

¿Cómo ha sido para ti la etapa de enseñanza? ¿De qué forma te ha hecho crecer?

El enseñar es el verdadero proceso de aprendizaje de un maestro, en el cual uno desarrolla la habilidad de transmitir un cúmulo de experiencias de manera lógica y coherente al alumno a partir de la honestidad, compromiso y sapiensa hacia el flamenco y uno mismo.

Solea

¿Qué sientes cuando estas arriba de un escenario dándolo todo?

Esta pregunta es difícil de contestar para mi. Principalmente porque no tengo palabras para describir una experiencia como esa. Es superior a las palabras. Supongo que puedo compararlo con estar cerca del cielo, como un momento celestial, es como si desapareciera por esos momentos, porque en esos segundos, que parecen infinitos, nada más importa. En ese momento donde soy quien soy, independientemente de todo, donde suelto mi verdad, donde me entrego por completo, donde nada más importa. Es indescriptible, y creo que cobra todo el sentido del mundo el hecho de que no se pueda explicar en palabras, porque sino, bailar, cantar, tocar la guitarra, o cualquier tipo de expresión artística, no tendría sentido.

¿Cómo ha sido para ti la etapa de enseñanza? ¿De qué forma te ha hecho crecer?

La enseñanza para mi ha sido preciosa, porque puedo verme en todas las personas con las que he tenido oportunidad de compartir mis conocimientos y forma de ver el flamenco. Me ha hecho crecer mucho, porque enseñar me enseña a mí de igual manera. Porque con mi baile o mi cante, les intento transmitir, y cuando lo recogen y lo hacen suyo, me devuelven esa inspiración y les admiro y agradezco por confiar en mí en esos momentos.

Para ti ¿Cuáles son las principales habilidades/actitudes que debe tener una bailaora o cantaora?

La honestidad, la humildad, la disciplina y la diversión.