“Esa que no se puede apreciar a simple vista”

Por Silvia Buenrostro

La belleza exterior es muy importante, pues es tu carta de presentación con los demás, pero la belleza que de verdad te hace conectar, es la belleza interior, es la que te hace crear vínculos de amor y amistad.

La belleza interior va más allá de la apariencia. Tu personalidad, tus acciones y tu forma de ser, entre otras cosas definen la persona que eres por dentro. El gran problema con la belleza interior es que muchos asumen que nadie puede verla.

Se da cuando tenemos una vida equilibrada, cuando somos ordenados y cuidadosos con nuestras emociones, cuando alimentamos nuestros valores, cualidades y talentos.

Si tu interior es hermoso, está lleno de compasión y generosidad, de buenos sentimientos, de enseñanza para brindar, de valores para vivir con los demás.

Si ya empezaste a cuidar tu exterior al tener buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio, cuidar tu piel entre otras cosas. Empieza a trabajar en lo más importante que tienes, tu interior.

Lo que hace que la gente se enamore de ti y le guste estar contigo, es tu alma, es tu corazón, tu personalidad, aquello que no se puede ver y es invisible, la única que no desaparece ni perece, la única que no te pueden arrebatar.

Es esa que no se puede apreciar a simple vista.

La belleza es actitud, acéptate tal como eres. Todos tenemos defectos y virtudes, por lo que debemos sacar lo mejor de cada uno de ellos, equilibrarlos y, así, cada día ser más bellos en nuestro interior. Y recuerda cuidar el físico es necesario, pero cuidarnos, querernos y cultivarnos, es fundamental.

Actitudes que te harán eternamente bello:

1. Sé agradecido, desde lo más pequeño hasta lo más grande.

2. Trata a todos con amor, y no hagas nada que no te gustaría que te hicieran.

3. No juzgues, ponte siempre en los zapatos del otro.

4. Sé humilde, reconoce cuando te equivocas pide perdón y siempre perdona.

5. Acéptate, el ser único te hace especial.

¿Sabes cuando eres más apreciado, más buscado y más amado? cuando eres tipazo, cuando tienes un interior que cautiva, cuando la gente te busca por que le gusta estar contigo; pues estás lleno de cosas buenas, tienes mucho que aportar y esto es el reflejo de tu corazón bueno y tu alma limpia.

Y es ahí cuando brillas desde adentro por que tienes esa belleza eterna.

Solo se ve bien con el corazón, pues lo esencial es invisible a los ojos». -Saint Exupèry-.