La expansión del coronavirus, una enfermedad que puede ser fatal, ha desatado la preocupación, incluso la histeria, en todo el mundo.

La OMS lo declara pandemia y pide a todos los países, tomar medidas tajantes para disminuir el contagio. Sin embargo, no sabemos lo suficiente acerca de la gravedad de la enfermedad y en muchas ocasiones, tiene que ver más con la percepción social, que con las consecuencias clínicas.

Se ha hablado mucho sobre cómo, en eras pasadas, se superaron pandemias y pestes; pero es importante resaltar que en aquellos tiempos, no existían las escandalosas estadísticas, el internet, y las redes sociales; mismas que pueden entregar información real o  información falsa, de tal manera que hoy, ponen en juego nuestra salud mental con tan solo desbloquear el celular.

Nos encontramos expuestos a la sobrecarga de información digital, y por consecuencia a pensamientos que afectan nuestro bienestar psicológico, causando: miedo, pánico y ansiedad.

Según la Dra. Dafne Cataluña, fundadora del Instituto Europeo de Psicología, se estima que esta pandemia, va a tener consecuencias psicológicas severas para muchas personas, además del aislamiento, las preocupaciones, y el futuro de nuestros hijos, también  nos va a costar volver a la realidad y a la rutina. Pero “Cuando todo esto pase, habremos superado un gran reto, para muchos, uno de los más importantes de su vida”. 

¿Cómo podemos proteger nuestra salud mental?

Si te desespera el encierro, puedes empezar generando una rutina, levántate temprano, arréglate, desayuna y asigna horarios a tus actividades, como lo harías en tu trabajo, escuela o negocio. Así no sentirás de lleno el cambio y tendrás sensación de estar ocupado todo el día.

Por ejemplo:

•    Ocupa tu mente: puedes leer aquel libro arrumbado, escucha música mientras pones orden en el cajón, la cocina y el closet… Poco a poco.

•    Si tienes que trabajar en casa, procura no sentarte en la misma posición por mucho tiempo.

•    Hacer ejercicio: bailar, yoga, cardio, etc. No hay mejor manera de segregar endorfinas, para que tu cerebro se mantenga activo, y te sientas feliz.

•    Cocinar: aprende una nueva receta, intenta tu platillo favorito.

Y lo más importante:

•    Enfócate en cosas positivas.

•    Limita las redes sociales, ten cuidado con las fuentes que lees y sigues.

•    Mantente en contacto con las personas que amas.

•    Juega con tus hijos e hijas, tal vez también hace falta estar con ellos sin celulares.

•    Sigue las recomendaciones de higiene.

•    Infórmate de la realidad y se responsable.

Mi consejo:

Mantente fuerte, si eres de los que sufre ataques de pánico, depresión o ansiedad, más allá de cualquier actividad, ten Fe.  Ten fe, ten esperanza de que todo, absolutamente todo, pasa… y va a pasar; toma este tiempo para sanar, para reflexionar y perdonar. Créeme: ¡todo va a estar bien!