Mucho se habla del autocuidado, pero no muchos saben de lo que se trata realmente…

El self-care comenzó como un término médico para aquellas prácticas que debían realizar los pacientes para mejorar su tratamiento de salud mental o física.

El autocuidado está muy ligado a la salud mental, ya que algunas personas con depresión o algún otro trastorno dejan de hacer, para sí mismos, cosas tan básicas como lavar sus dientes, cuidar su piel o cabello; algo que para muchos sería primordial en su rutina diaria.

Por ello atender nuestras necesidades básicas tiene gran repercusión en nuestra autoestima. El poner cuidado a esos pequeños detalles que nos benefician solo a nosotros y son de gran importancia.

No se debe confundir con comprar una mascarilla carísima o pasar tres días en un spa. El self-care son pequeños actos en nuestro día a día, como dormir 8 horas, llevar una alimentación balanceada, tomar agua, hacernos un cumplido mental, etc. Acciones mínimas con grandes efectos positivos en nuestra salud mental.