Todo comenzó cuando mi mamá, Cabu Miranda, hacía showroom de su joyería y nos pedía que hiciéramos galletas para la estación de café, poco a poco fuimos modificando la receta, agregando o quitando ingredientes hasta que por fin ¡quedó la que nos gustó! Era tanta la demanda, que nos pedían que vendiéramos y así empezó todo esto…

Empezamos solo por pedidos especiales y por temporada de invierno, cada año fueron aumentando los pedidos y los clientes, incluso hemos trabajado pedidos para empresas o recuerdos de ocasiones especiales y así poco a poco hemos crecido.

En medio de la pandemia varios de nuestros clientes nos pedían que hiciéramos galletas (cuando no era nuestra temporada, ya que es un ritual hacerlas) así que empezamos a producir y vender. Poco a poco hemos llegado más lejos, hoy en día cubrimos lo local y nos encanta decirlo también lo ¡nacional! Ha sido todo un reto.

Jamás imaginé a lo que podíamos llegar, ya que el hecho de hacer y vender galletas es mucho más, desde tener un empaque adecuado para conservar la frescura y sabor, hasta cuidar la forma de hornear para que quepan perfectamente.

Detrás de la producción tenemos a un equipo familiar, 2 hijos, clases en línea, princesas, carritos y muchas pruebas.

Al principio solo eran las “originales” que sin duda son nuestras consentidas, pero conforme avanzamos vamos creando nuevas recetas y las han aceptado bastante bien. El agregar más tipos de recetas fue por que varios de nuestros clientes nos hacían pedidos especiales y nos dimos a la tarea de crear las mejores. En casa tengo a los jueces con el paladar más exigente que puedan imaginar así que sin duda siempre son mi motor para seguir.

Algo que nos ha quedado muy claro es que cuando amas lo que haces las cosas se van dando de forma natural, en Madimi algo que hemos cuidado es que SIEMPRE son “home made” por eso todas nuestras galletas están hechas con amor.

Ig: Madiimii