Por Fernanda Ramírez Roldán


En una boda, todas las miradas están sobre los novios, nos encanta ver como los looks reflejan sus personalidades, y como encaja perfectamente el uno con el otro, los detalles del vestido de novia, y la elegancia del traje llaman la atención de todos los invitados.

La tradición de los trajes o smokings no es inmune a las tendencias, y aunque su transformación no es radical, los cambios están presentes y se notan, si planeas caminar al altar este año, debes de estar al pendiente de estas tendencias:

Classic Blue, el color del 2020.
El color Pantone de este año es perfecto para ser protagonista, dándole al clásico traje aires modernos, libres y sofisticados. Lo puedes aplicar en trajes lisos o estampados, a rayas o cuadros, a la par de accesorios.

Solapas redondas y delgadas.
Las solapas redondas son un atributo clásico del smoking que le pueden aportar al traje la cantidad de modernidad necesaria sin perder la elegancia. Estas solapas crean una figura estilizada y juvenil que favorece a cualquier novio. El look para el novio.

Combinación bicolor.
Blancos, negros, grises y azules destacan junto con armonías más sutiles entre distintas tonalidades. Ideales para bodas de carácter original y moderno.

¡Cuadros!
Tendencia que siempre vuelve. Las composiciones de cuadros pueden ser discretas o llamativas dependiendo del gusto de cada novio, ayudan a romper lo convencional sin perder la elegancia.

Minimalismo renovado.
Apuesta a la discreción, líneas de confección aparentemente simples, dobladillos, y detalles de sastrería súper elegantes que seguro llamarán la atención.

Ya sea que te guíes por alguna de estas tendencias o te vayas por lo clásico, lo importante es que te sientas cómodo y feliz. No olvides algunos accesorios básicos para la celebración, como las mancuernillas, el moño, el boutonniere, los zapatos o el reloj.