UNA MANERA DIFERENTE DE DISFRUTAR EL CINE… DESDE LA COMODIDAD DE TU AUTO

En 1932 se crearon los primeros autocinemas en Estados Unidos, cambiando la forma de ver películas, pero no fue hasta 1950 que llegaron a México con el autocinema Lomas para después dar paso al Lindavista, Del Valle y el Satélite, que fue el que permaneció por más tiempo.

Además de gozar la película de moda, podías degustar deliciosas botanas como helados, empanadas, mariscos y hasta cortes a la parrilla. Sin embargo aunque el autocinema era una gran experiencia, con los avences tecnológicos como la televisión a color, el negocio fue en decenso y comenzaron a cerrar sus puertas en los años 90’s.

Pero la melancolía hizo que regresaran en 2011 a CDMX con los Autocinema Coyote, en Insurgentes y Polanco. Su nombre viene de Coyoacán, el lugar de los coyotes.