Después de 8 años de conocerse, un amor que se sintió a primera vista y mil experiencias creadas, Andrea y Fer ¡se casan!

Casona la Punta nos abrió sus puertas para ser el escenario ideal de esta sesión de fotos, en medio de una arquitectura que cuenta historia, los novios llenaron el ambiente de romanticismo.

Agradecemos a Mulata, D’Paul y Cerezas de Tul por aportar ese toque clásico y elegante que los distingue.

Y claro, gracias Antonio Barberena, por regalarnos un poco de tu talento para nuestra portada.

¿Cómo ha sido el proceso de planeación de la boda? ¿Cuál ha sido su parte favorita?

El proceso ha sido muy relajado ya que tenemos gustos muy similares, y ponernos de acuerdo para tomar decisiones no ha sido tan difícil. Es muy bonito imaginarnos cuál va a ser el resultado final, pero también creemos que es vital el saber disfrutar de cada paso porque hemos encontrado muchísimas sorpresas y bendiciones que no esperábamos.

Además, nos dimos cuenta que va mucho más allá de planear una fiesta que dura 7 horas, tuvimos que prepararnos mucho como pareja espiritualmente para ser el matrimonio que Dios quiere que seamos.

Y el sentir que tanto la familia del uno como del otro nos está aceptando e incluyendo es algo muy bonito.

¿Qué es lo que más le emociona de iniciar esta nueva etapa?

Aprender cosas nuevas, ver las dificultades de la vida no como algo negativo si no como oportunidades para crecer más y crecer juntos. También nos emociona mucho en un futuro poder educar a nuestros hijos en el amor y dejarles el recuerdo de cómo sus padres siempre se han amado mucho.

Andrea ¿Cómo elegiste tu vestido?

Soy una persona muy obsesiva y perfeccionista, entonces desde el inicio imprimí los modelos que más me gustaban y los llevaba a mis citas organizados del que más me gustaba al que menos me gustaba. Al final, después de tantos que me probé ninguno me gustaba del todo, no me sentía identificada, solo me quedaba la última opción, un vestido que encajaba mucho con mi estilo pero que para mí, era predecible, la señorita que estaba ahí me insistió muchísimo para probármelo, y resultó que si, era ese.

Fer ¿Cómo planeaste la propuesta?

La planeé con ayuda de mi hermana y mi mamá, me ayudaron a decorar el lugar. Fue súper íntimo y especial en el techo de un edificio, preparé una cena sorpresa y un speech muy romántico que al final terminé olvidando por los nervios.

Cosas que han aprendido personalmente y como pareja durante este emocionante proceso.

Aprendimos que los tiempo de Dios son perfectos, y que las cosas llegan en el momento que tienen que llegar, después de siete años y ocho meses de novios, y regresando el tiempo nos dimos cuenta que fue justo el momento correcto para comprometernos.

Aprendimos a pensar no solamente en uno mismo, si no en los dos, en equipo.  A hacer nuestro plan de vida, sin dejar nuestros sueños, solamente teniendo un panorama más amplio en el que ya figura la otra persona.

Aprendimos a ser pacientes, a dar apoyo incondicionalmente y a ser más comprensivos.

Ahora, somos más realistas, sabemos perfectamente qué es lo que queremos para la familia que estamos formando y estamos seguros de que todas las experiencias son para bien si sabes ver la bendición que se esconde atrás de ellas.