Tres náufragos quedaron varados en Pikelot, una remota isla desierta del Pacífico sur, pero como en las películas, los hombres escribieron en la arena un gigantesco SOS, señal que fue vista desde las alturas por aeronaves de Australia y de Estados Unidos.

Después de partir en un barco el pasado 30 de julio y quedarse sin combustible, fueron  arrastrados a esta isla, y tal como en una buena historia de cine, pidieron ayuda a través de la arena.

Aviones de reconocimiento divisaron el enorme mensaje de socorro escrito en Pikelot por los desaparecidos y procedieron al envío el domingo de un helicóptero del buque Canberra, que les entregó agua y comida y analizó el estado de salud de los desaparecidos.