Diego Méntrida, es el triatleta madrileño que ha dado de qué hablar en el Triatlón de Santander y no justamente por llevarse una medalla si no por anteponer la deportividad al éxito.

En la última curva de la carrera, el británico James Teagle, que ocupaba la tercera posición, se equivocó de trayecto y siguió recto en lugar de dar vuelta en el momento indicado.

Este error representaba, quitar la medalla, ya que Méntrida que iba justo detrás de él, iba a conseguir por fin adelantarle.

Sin embargo, en un acto inesperado y sin igual, Méntrida decidió esperar a que Teagle recuperara la orientación para dejarlo pasar y cederle el tercer lugar a escasos metros de la meta.

“Había sido superior toda la carrera y por un desvío que no vio, no me parecía justo entrar en la meta antes que él” comentó el corredor español.