Preocupado por el riesgo de deserción escolar que implica la falta de una computadora, el profesor Abraham Casas de Nuevo León decidió movilizarse en redes y recorrer la ciudad en búsqueda de equipo para sus nueve estudiantes de sexto grado.

En las últimas semanas este maestro difundió a través de Facebook el rezago tecnológico en el que vive su pequeño grupo de la primaria vespertina Yolanda Flores Saldívar, a donde acuden niños de las colonias Sierra Ventana y San Ángel, en Monterrey.

Padres de familia, conocidos, e incluso de ex alumnos de varios años atrás respondieron con diferentes donativos que permitieron al profesor conseguir la semana pasada una laptop y una computadora de escritorio.

“Lo hice con la intención de que no abandonen, que no se me agüiten y que no tengan excusa para salirse o para no aprender, o que su meta se corte en la secundaria”