Al vernos en el espejo debemos juzgarnos más allá de nuestro ego y entender que hay cosas que no estamos haciendo correctamente, así daremos los pasos en la dirección correcta. Hay que ser honestos con nosotros mismos al respondernos estas preguntas antes de dormir si queremos llegar lejos.

1. ¿A qué le tengo miedo?

La mayoría de nuestros miedos pueden volverse un obstáculo para alcanzar nuestras metas, la cuestión está en saber manejarlos.

2. ¿Qué me podría tomar

menos  tiempo para hacer?

Realizamos muchas tareas a diario y tal vez sin darnos cuenta, estamos gastando más tiempo del indicado en algunas de ellas. Sé más eficiente.

3. ¿En realidad necesitaba comprar eso?

Sin darnos cuenta gastamos dinero en cosas que en realidad no necesitamos o que simplemente no valen la pena. Debemos ser conscientes de eso.

4. ¿Cuál fue el logro más

importante de hoy?

Las metas a largo plazo son importantes, pero la única forma de conseguirlas es alcanzando nuestras metas a corto plazo. ¿No hiciste nada que te acercara a tus objetivos? Ya eres consciente de ello y mañana puedes corregirlo.

5. ¿Cuál fue mi pérdida de

tiempo más grande?

La procrastinación es la postergación de actividades que deben realizarse. Piensa en cuáles actividades se están robando tu tiempo y energía. Disminuye el tiempo que le inviertes diariamente hasta el punto en que no atentes contra tu diversión pero que no interfiera con la consecución de tus metas.