*Fotografías: Juan Carlos Basabe

Las fachadas de cantera son un buen ejemplo del estilo colonial en México. Seguimos vistiendo nuestros hogares con esta piedra, para darles un toque elegante.

En Zacatecas, rostro de cantera y corazón de plata, tenemos un sin fin de importantes edificios, religiosos y civiles, vestidos con este distinguido material, labrado con magníficos ornatos.

El trabajo de la cantera requiere la participación de diferentes personas a lo largo del proceso, desde los que realizan la extracción de la piedra llamados cortadores. Su trabajo consiste en barrer el yacimiento y sacar cada una de las piezas. A continuación pasa a los que la labran y esculpen, para esta labor se utiliza cincel y martillo, aunque pueden llegar a trabajarla con maquinaria grande para cortar, tornear y pulir. Ya que se realizó la pieza pasa a aquellos que la colocan.

Además de las espectaculares fachadas se elaboran piezas como  lápidas, fuentes, imágenes religiosas o macetas;  también cornisas, columnas y hasta pisos.

Sigamos apreciando la cantera, el gran trabajo que conlleva y su majestuosidad.