Sin duda, una de las actividades que más extrañamos es ir al cine. Nadie puede negar que la experiencia que te da la pantalla grande y el olor a palomitas recién hechas son únicos. Decidimos poner manos a la obra para que puedas aprovechar este buen fin y equipar tu propio cine en casa.

  • Paso 1. Elige y organiza tu espacio. Una sala o cuarto dedicado a este proyecto será esencial. Considera: una pared en donde se proyectará la imagen, tener un ambiente donde puedas controlar la luz y cuántas personas la usarán.
  • Paso 2. ¿Pantalla o proyector? Todo dependerá del espacio y presupuesto que tengas destinado. Sin embargo, te recomendamos un proyector ya que logrará recrear el escenario que buscamos. Si proyectarás en tu pared, el acabado de esta debe ser liso y opaco, o bien, busca una pantalla de proyección que se adecue a la resolución que deseas. 
  • Paso 3.  Elige tu equipo de sonido. Ya existen proyectores con un buen sonido integrado, pero si buscas una experiencia de sonido más envolvente y potente, te recomendamos buscar equipos de audio que se adecuen a tu espacio. Las barras de sonido son una muy buena opción.
  • Paso 4. La iluminación. Una parte determinante en el diseño de nuestro home cinema, ya que nos dará la atmósfera de una auténtica sala de cine. Las luces tenues por detrás de las pantallas, pueden evitar el cansancio de la vista y a reducir el contraste en el ambiente. Otra alternativa es colocar luces LED perimetrales, con lo que se logrará un efecto espectacular. 
  • Paso 5. Los asientos. Elige el sofá y cojines en los que te sientas más cómodo. Reclinable, con portavasos, de piel o de tela, las opciones son muchísimas.
  • Paso 6. Los detalles. Las mantas, palomitas y botanas no pueden faltar.