BeMontessori Consulting. María José López de Lara, AMI Guía Montessori

“Para ayudar a un niño, debemos proporcionarle un entorno que le permita desarrollarse libremente”. -Dr. María Montessori-

Cuando queremos comenzar a usar Montessori en casa, tenemos que pensar en cómo podemos hacerla más accesible y acogedora para nuestro hijo. Aquí te damos algunas ideas para crear espacios que sean eficientes y diseñados intencionadamente para tu hijo:

1. Menos, es más: Simplifica el espacio. Tener una buena selección de pocas actividades ayudará a mantener el orden y a identificar el espacio al que pertenece cada objeto. Cuanta menos distracción, mayor será la concentración que logrará tu hijo.

2. Orden: Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Asigna un lugar específico en una estantería para cada objeto. Los niños pequeños tienen un sentido intrínseco del orden, respetarlo promueve un ambiente tranquilo, donde es predecible para el niño encontrar las cosas en sus lugares correspondientes. Esto le proporciona seguridad en el ambiente en el que se desarrolla y en sí mismo.

3. Muebles y materiales apropiados al tamaño de tu hijo: Busca una mesa y silla donde se pueda sentar cómodamente apoyando los pies en el suelo. Una posición cómoda propiciará que los períodos de concentración sean más prolongados y promueva la repetición de la actividad. Busca materiales pequeños que se adapten al tamaño de sus manos. Utiliza estanterías bajas para que pueda acceder fácilmente a estos.

4. Prepara las cosas para que tu hijo sea independiente: Ten de forma accesible cada cosa. Organiza en bandejas o cestos las actividades para que pueda utilizarlas por sí mismo, sin la ayuda o intervención de un adulto. Ten listo cosas de limpieza para que las pueda usar en caso de ser necesario.

5. Crea un ambiente atractivo y a la altura de tu hijo: Siéntate en el suelo para observar el espacio desde su altura e incluye obras de arte y plantas para embellecer el ambiente.

6. Almacena y rota las actividades: Guarda la mayoría y solo deja afuera una pequeña selección. Esto permite que tu hijo se concentre en lo que está disponible en ese momento. Cambia las actividades cuando tu hijo pierda el interés. Este sistema de rotación le dará a tu hijo la sensación de usar materiales como si fuera la primera vez.

Intenta llevar a cabo estas ideas en casa y verás cómo cambiará la dinámica y bienestar de tu hijo y de todos los miembros de tu familia. ¡Pero sobre todo haz lo que más te funcione a ti! Estamos para apoyarte en el camino de la crianza de tu pequeño.

Síguenos en: @BeMontessoriConsulting