¡Regalar una mascota siempre es una buena idea! Un perro o un gato son compañeros incondicionales que definitivamente mejorarán la calidad de vida de cualquier familia. Sin embargo, esta decisión resultará acertada si tomamos en cuenta ciertos factores:

Económico: sin duda uno de los más importantes, ya que si no tenemos estabilidad económica, ¿cómo podremos comprar el alimento, las vacunas, o el medicamento de la mascota en caso de emergencia?

Espacio: una mascota que no tenga espacio para desenvolverse, será una mascota estresada y por lo tanto, podrá presentar conductas agresivas.

Tiempo: nuestra mascota también necesita ejercicio, cariños y limpieza, si no contamos con el tiempo para nuestras actividades, definitivamente no lo tendremos para ellos.

Consenso familiar: todos los miembros de la familia deben de estar de acuerdo, así podrán apoyarse en la limpieza, los paseos y la atención de la mascota.

Ya tomada la decisión, al momento de elegir a la mascota que te acompañará por muchos años, es imprescindible considerar la adopción como la vía más práctica, humana y satisfactoria que existe. Al adoptar, le estarás enseñando a tu hijo a:

•    No discriminar por su raza.

•    No juzgar por la personalidad y el aspecto.

•    Dar segundas oportunidades.

•    Ser agradecido y valorar todo lo que tienen.

•    Ayudar al prójimo, en este caso un ser vivo sin hogar.

Así que ya no hay excusas… ¡No compres uno de raza, adopta uno sin casa!

Por Lucy Barrones