Por José Abraham Romo, Médico Ginecólogo y Obstreta

¡Hola! Soy José Abraham, soy médico Ginecólogo y Obstetra, papá de 3 niños que amo y me encanta cuidar, en este artículo me gustaría contarte sobre el acompañamiento del hombre a la mujer durante el embarazo.

La mujer es el ser mas divino que el universo puso en éste planeta, el amor y el respeto que merecen es infinito, es por ese respeto que decidí ser médico Ginecólogo y Obstetra, lo cuál me ha dado la oportunidad de acompañar a las mujeres durante el embarazo.

Es increíble cómo el cuerpo de una mujer cambia, experimenta cambios tanto físicos, como hormonales y emocionales, como médico y la gran dicha de ser papá entendí y me comprometí a cuidarlas y guiarlas durante este proceso por el que atraviesan, mentiría al decir que son 9 meses, por que es variable el tiempo de duración del embarazo, lo que si te puedo asegurar es que ellas necesitan de un guía para preservar su salud, de alguien que escuche y resuelva sus inquietudes, necesitan de una dosis de seguridad para afrontar todos esos cambios y más, cuando es su primer embarazo.

Como padre me gustaría que mi hija se encuentre bien acompañada y guiada durante su embarazo, para ello me corresponde darle el ejemplo del buen trato que merece una mujer y no sólo en el embarazo, en realidad es siempre.

Por la experiencia que tengo, al principio las mujeres sienten miedo, pero conforme pasan las semanas se convierte en felicidad y su amor se transforma por que están llevando en su vientre a un nuevo ser humano, la responsabilidad de cuidar a ese nuevo ser humano no sólo radica en la mujer, también a los papás nos corresponde ser parte del rol, uno que incluye llevarlas a sus consultas, es importante hacer ese espacio en la agenda para ellas, ser empático con sus emociones, escucharlas y ¿por qué no? Acompañarlas en sus antojos de comer enchiladas, helado y chocolates a media noche.

Te podría contar de dichas y tragedias durante el acompañamiento a la mujer en el embarazo por que de eso trata la vida y por que no todo es color de rosa pero prefiero decirte que seas paciente y disfrutes ese momento que te regala Dios (si eres creyente) y la vida de ser padre.