¡Qué difícil es tomar decisiones como padres! Sobre todo, cuando se trata de tecnología. Por un lado, el mundo camina imparable hacia lo digital, incluida la educación, de ahí la necesidad de que tus pequeños aprendan a manejar todo lo que tiene que ver con las computadoras relativamente pronto.

No es sencillo establecer una edad mínima, ni tampoco dar consejos definitivos, pero queremos darte algunos puntos importantes antes de realizar la inversión.

¿A qué edad?

Los expertos coinciden en situar sobre los 12 años la edad recomendada a partir de la cual un niño puede disponer de su propio equipo. Por supuesto, bajo un control parental tanto del uso que le da como del tiempo total que le dedica.

¿Portátil o de escritorio?

Si las tareas y otras actividades se harán fuera de casa, lo ideal es una laptop. Aquí existen muchas opciones y aunque casi siempre nos vamos por el precio, es bueno saber que el disco duro, pantalla, RAM, diseño y procesador sean de lo más óptimo. De otra forma, si el trabajo se hará en casa, un equipo de escritorio le funcionará muy bien.

Personalización

  1. Para esta edad, es importante encontrar un equipo resistente, es decir, que puedan sobrevivir a una caída o, al menos, a la mayoría de las caídas.
  2. Si las tareas se limitan al uso de un procesador de texto, hojas de cálculos y presentaciones en diapositivas, cualquier tipo de computadora le será útil, de preferencia que tenga un procesador Intel Celeron o AMD A4, 4GB RAM, disco duro de 500GB con sistema operativo Windows o macOS.
  3. Debes adquirir una suite de seguridad para proteger el equipo de virus, robo de información y otra amenazas a las cuales está expuesto el pequeño. También, toma medidas sobre cómo proteger y evitar que entre a sitios de Internet no aptos para su edad.