Por: Juan Camilo Mesa Jaramillo

La educación es la clave para el crecimiento económico, no me cabe la menor duda, y en la actual economía donde “el conocimiento es el nuevo petróleo”, los países tienen la obligación de apostar por tener mejores sistemas educativos.

Según El Foro Económico Mundial “la educación terciaria en particular, está en el centro de las innovaciones que vemos a nuestro alrededor. Algunos descubrimientos como las tecnologías MP3 y GPS nunca hubieran existido si no fuera por las investigaciones de los graduados con título de doctorado”.

Desde esta perspectiva, tenemos que mejorar los sistemas educativos a fin de llevar a los estudiantes a la construcción de conocimiento por medio de un adecuado proceso de innovación.

México tiene una gran necesidad de mejorar su sistema educativo, para que logremos a mediano plazo formar doctores con aportaciones científicas en áreas que le ayuden al país a crecer su economía.

Debemos entender claramente que la producción de nuevo conocimiento es el camino para que una economía crezca, por lo que nuestro país tiene una importante necesidad, no sólo de mejorar su proceso educativo, sino también de elevar sus porcentajes de formación de doctores enfocados a las áreas que el mundo necesita para generar riqueza.