Cada vez son más las escuelas que se deciden a introducir en sus aulas el uso de estos dispositivos. Las tablets en el salón de clases puede traer consigo un gran número de ventajas y oportunidades interesantes para mejorar la calidad educativa de un centro escolar, como sustituir los libros por un formato mucho más ligero y fácil de transportar, apoyar a los sistemas tradicionales abriendo un mundo de posibilidades. Son una excelente opción para mejorar la memoria visual; ayudan a los profesores a tener clases más interactivas. Favorecen a un aprendizaje más personalizado a las necesidades de cada alumno. Mejoran el manejo de las TIC. de los estudiantes. Ofrecen posibilidades muy interesantes para los alumnos con necesidades especiales para los cuales se pueden programar contenidos totalmente personalizados en los formatos que necesiten.

Por otro lado, el uso de las tablets escolares no está exento de desventajas y problemas que también hay que tener en cuenta a la hora de plantearse su uso en la escuela. No favorecen a la práctica de la escritura, una habilidad de suma importancia en la etapa escolar; todavía se desconocen sus efectos a largo plazo sobre la salud visual de los alumnos, pudiendo provocar problemas de miopía al no tener una distancia adecuada de enfoque visual. Favorecen la adicción a las nuevas tecnologías. Su costo puede ser elevado para algunas familias, además su reparación es complicada. No favorece la creatividad ya que está diseñada para el consumo de contenidos y no para su creación.

No olvidemos que la tablet debe usarse como soporte, sin sustituir del todo a los recursos tradicionales. Es importante que los alumnos no pierdan contacto con los libros y la escritura por completo.

Por Cecy Contreras