José María ama la música por convicción propia, no es una herencia, no es un camino fácil, al contrario. A pesar de que creció rodeado de grandes músicos, empezando por la gran figura que es Napoleón su padre, el descubrimiento de esta pasión que forjaría el rumbo de su vida fué algo muy personal, muy propio… cantar el himno nacional en la secundaria, aprender a tocar batería antes que el piano y la guitarra que tanto insistía su papá fueron solo el inicio para perseguir sus sueños.

Vive fuera de casa de sus padres desde los 17 años, luchador incansable, ahora años después y con una madurez como artista y como persona, llegó la llamada esperada de parte de la disquera, Universal lanza el primer disco de José María: Vudú

 “No es un proyecto súper ambicioso, no es un proyecto increíblemente millonario o con las miras hacia ser la próxima figura del pop, sé que no, estoy muy bien parado en mi realidad, tengo 32 años, no soy el chavito que espera pararse a fuera de un Mix Up y tener a todas las de 15 años gritando, no soy esa persona, me encuentro en un momento pleno en mi vida, donde sé que canto porque me gusta, porque lo disfruto, porque me hace feliz. Estoy muy feliz y creo que la gente lo nota, antes quería ser famoso, antes quería que me vieran en la calle y me reconocieran, ahora busco el que una persona me diga, me quiero casar con tu canción, tu canción hizo que llevara una serenata, con tu canción nos reconciliamos… Eso es lo que busco, trascender en el alma de una sola persona, ya mis ambiciones van más hacia lo espiritual que a lo banal y terrenal.”

Escúchalo en Spotify, Deezer y Google Music para que disfrutes de un disco balanceado con una cierta dosis de córtate las venas por una buena dosis de curitas.

Y no te pierdas la entrevista completa en nuestras redes con la colaboración de Gely y Bayo Guzmán.