En esta increíble sección te presentamos la extraordinaria historia del primer restaurante del mundo.

Fue fundado en 1725 en Madrid y llevaba por nombre Hostería Botín, fue inaugurado por el francés Jean Botín y su esposa. Era una posada que ofrecía comida y alojamiento y se ubicaba cerca de la plaza mayor. En la actualidad este restaurante es conocido por el nombre de “Sobrino de Botín”, su ubicación es la misma y el establecimiento consta de 4 plantas acondicionadas en el mismo edificio además es muy concurrido por la exquisitez de su comida.

El restaurante posee como especialidad la cocina castellana tradicional y esta registrado en el libro guines como el más antiguo del mundo.

Otros datos históricos señalan a un sitio tipo posada fundado en 1582. En el año 1765 se utilizó la palabra restaurante para describir el establecimiento donde se sirve la comida. Este término lo impuso el francés Mathurin Roze de Chantoiseau.

Él era conocido en su país porque se dedicaba a la industria de hoteles y su especialidad era restaurar la salud de los parisinos con la comida. Este noble empresario dedicaba parte de su tiempo a la preparación de sopas y otras comidas que ayudaban al organismo a reponer las vitaminas y minerales que necesita para su mejor funcionamiento.

Al utilizar en su terminología “Restaurar” para dar a conocer sus diversas preparaciones se relacionó con la comida que ofrecía, dando así inicio a la palabra “Restaurante” cuyo significado preciso es un establecimiento que se dedica a preparar y comercializar todo tipo de comidas. Este caballero poseía un espacio donde vendía sus comidas y el mobiliario que utilizaba eran asientos separados diferenciándolo de otros establecimientos que se encontraban en esa época, como las tabernas, lugares en donde los mesones que se colocaban eran de gran tamaño y se sentaban un gran número de comensales.

Otra característica del restaurante de Mathurin Roze era que sus clientes podían elegir entre varias comidas. Esto representaba para la época algo novedoso pues en la mayoría de los sitios se servía un plato fijo. Esta idea implementada por este empresario dio sus frutos y llegó a ser una inspiración para crear la Grande Taverne de Londres. Este restaurante fue el pionero en crear una excelente combinación de elementos como una buena cocina, una bodega de vinos y una gran atención.