Dentro de Xochimilco, un lugar lleno de colores y alegría, podemos encontrar una chinampa insólita, repleta de muñecas tenebrosas… conoce la historia.

Dicha isla solía estar habitado por Don Julián Santana Barrera, quien comenzó a colgar muñecas en los árboles, por que encontró el cadáver de una niña que falleció ahogada en uno de los canales.

A partir de ese momento, Don Julián, temeroso del espíritu de la niña, que se dice que lloraba y se quejaba constantemente, rodeó su chinampa con muñecas.

Solía recolectarlas por el camino que recorría cuando salía a vender sus cosechas. Así poco a poco su hogar fue llenándose de cientos de muñecas. Dándole descanso al espíritu.

En la actualidad la gente continúa llevando muñecas como forma de recordar a Don Julián, quien falleció de un infarto dentro de su lancha.

¿Te atreves a visitarla?