Son 14 meses los que han pasado desde que emprendí el viaje de mi vida, el plan inicial era viajar sola por 6 meses en el sudeste asiático, como “backpacker”. Pero algo que tienen que saber es que TODOS los planes pueden cambiar.

Quería ir a ver el mundo para tomarme fotos y sentir que había ido a muchos lugares, pensando tontamente que eso me iba a hacer más interesante. Que equivocada estaba, una vez que llegas a un país tan diferente y del otro lado del mundo, estás sola y no sabes por donde empezar, te das cuenta que va mucho más allá del “selfie” del año. Cruzar tu camino con gente tan increíble, paisajes maravillosos, energías súper intensas, te cambian la vida. Romper la zona de confort para hacer algo a lo que no estamos acostumbrados.

Viajar sola me ha enseñado muchas cosas, hay mil personas buenas en el mundo, nunca vas a estar solo si no quieres, hay gente increíble con la cual puedes pasar el tiempo. Viajando me di cuenta que en México hemos crecido con muchos tabúes, me ha enseñado a saber que me gusta y que no me gusta, a dejar ir y sujetar, quedarme las cosas que si quiero; que esta bien no ser igual a los demás. Disfrutar mucho más de los pequeños detalles y que no hay situaciones sin solución y a pesar de las adversidades siempre hay salida, puedes hacer suceder cualquier cosa que quieras si te lo propones.

He sido muy afortunada siendo mujer viajera sola, no me ha tocado experimentar ninguna circunstancia de riesgo, aprendí a no exponerme. Han sido muchos meses con experiencias intensas, he reído y llorado como nunca, he descubierto mis fortalezas y debilidades como mujer, me he sentido frustrada, estresada, agobiada, desesperada, triste, sola; pero también he tenido momentos de plenitud, felicidad, compañía y un amor que no había experimentado antes. He descubierto que soy capaz de ir más allá de mis límites y que puedo lograr cosas que no me imaginaba.

Algunos de los lugares que la vida me ha dado oportunidad de conocer en esta travesía son Tailandia, Laos, Cambodia, Vietnam, Indonesia, Malasia, Nepal, Hong Kong, Macau, China, Taiwan, Corea del Sur, Japón, Filipinas, en Nepal hice el recorrido al campo base del monte Everest con 5, 380 m de altitud por 20 días.

Me fui de raid en un bote de carga de china a Taiwán y caminé en la isla por 1 mes, 300 km. Viví en china trabajando como maestra de inglés a niños de kínder. Entre muchas experiencias maravillosas, lugares y personas que he conocido en el camino que jamás voy a olvidar.

El mundo tiene mucho para ofrecer, al salir de casa debemos ser personas un poco más consientes y racionales, enamorarnos de nuestro planeta, no ser “turistas sin valores” respetar y cuidar el medio ambiente.

Por el momento no tengo una fecha límite, tengo varios proyectos en mente, quiero ser el cambio, ayudar,  dejar lo mejor de mi en cada país, seguir aprendiendo y creciendo. “Hazlo suceder”

Por Mariana Tostado