Después de considerar muchas opciones, Karmelin y Sergio, decidieron posponer la ceremonia religiosa y fiesta para el próximo año, pero ambos coincidieron en que lo verdaderamente importante eran ellos y el deseo de unir sus vidas en matrimonio, por lo que se llevó a cabo un evento íntimo, lleno de detalles y muchas emociones. Acompañados únicamente de sus papás y hermanos, los novios vivieron uno de los días más importantes de su vida, y están listos para comenzar esta nueva etapa como esposos.