En la catedral de Aguascalientes en punto de las dieciocho horas Karla Franco y Sergio López tenían una cita para unir sus vidas en matrimonio. Sus familiares y amigos fueron testigos del enlace y los acompañaron más tarde al jardín Kalamata para celebrar con ellos. A la llegada de los invitados y durante la cena fue amenizado por un grupo flamenco y al terminar dio inicio el vals familiar y de los novios que quedó enmarcado en una lluvia de pirotecnia. Karla y Sergio comienzan ahora una nueva etapa en sus vidas como marido y  mujer y lo hacen de la mejor forma pues viajarán por un crucero en el caribe.