En el altar del templo del Encino, Karla González y Carlos Aguilera unieron sus vidas en matrimonio. Acompañados de sus familiares y amigos más cercanos quienes fueron testigos de la unión. Ya por la noche el jardín Lago del Marqués se vistió de gala para recibir a los nuevos esposos y sus invitados. Muchos momentos durante la noche fueron muy emotivos, pero sin duda el más fue el vals donde Karla bailó con sus hermanos y mamá para luego unirse a Gerardo. Ahora los recién casados disfrutan de se luna de miel en Europa.