Luego de un lindo noviazgo, Majo Gourcy y Raúl Ávila decidieron unir sus vidas en matrimonio. La ceremonia religiosa se celebró en el templo de La Merced con la presencia de sus familiares y amigos más cercanos. Más tarde los recién casados recibieron uno a uno a sus invitados en el salón Hopaliz, donde la decoración y el banquete corrió cargo de Adiel Vital. Mao y Raúl sorprendieron a todos con una espectacular entrada en un elevador desde el sótano. La noche continuó con muchas alegrías y para todos los asistentes y en especial para los nuevos esposos que ahora disfrutan de su luna de miel en el caribe mexicano.