Muy enamorados, Moni y Carlos unieron su vida en matrimonio. Para su enlace por la iglesia eligieron el santuario de Guadalupe donde en compañía de sus padres, hermanos y demás seres queridos se prometieron amor eterno. Para su recepción el hotel Alessia se vistió de flores y luces para vivir una mágica noche en compañía de sus invitados, ahí mismo unas horas antes se dieron el primer sí en su matrimonio civil. Las emociones no paraban y al terminar la cena Carlos bailó con su mamá y Moni con su papá en un momento muy especial para luego bailar juntos la canción “Para siempre”. El resto de la fiesta Moni y Carlos disfrutaron con sus amigos y familiares de la mejor noche de sus vidas en la pista de baile.