Con una fiesta retro de los años setentas, Rafael Ponce de León festejó su cumpleaños número cuarenta. Amigos y familiares se dieron cita en el salón Acacia disfrazados para la fiesta temática que fue organizada por su sobrina Stephanie Macías. Los invitados dejaron sus recados de felicitaciones a la entrada del salón en una máquina de escribir. Música disco, pelucas y cabina de fotos fueron parte de los elementos que hicieron la fiesta memorable, pero sin duda lo mejor fue el buen ambiente y carisma de parte del cumpleañero.