Para festejar su cuarto cumpleaños, Samuel tuvo una fiesta de Toy Story. Vestido como Woody, Sam pasó una tarde de mucha diversión con juegos, títeres y botargas de los personajes de la película. Después de la función de títeres, fue turno de romper la piñata y Sam tuvo el primer turno. Más tarde también le cantaron las mañanitas con los personajes en el pastel.