Pablo Mauricio recibió por primera vez la comunión en el templo de San Peregrino. Muy temprano, una fresca mañana de sábado acompañado de sus papás Miguel Magallanes y María Luisa Esqueda, así como de sus padrinos Alejandro Magallanes y Georgina de Alba se presentaron para realizar el sacramento. Luego de la ceremonia religiosa la familia Magallanes ofreció un desayuno para sus invitados en un salón al norte de la ciudad donde pasaron agradables momentos. Mauricio pasó le resto del día divirtiéndose con sus primos en el jardín y comiendo de la deliciosa mesa de postres.