El pasado sábado 10 de octubre, Erika y Gustavo unieron sus vidas al civil, con una pequeña reunión en su domicilio particular, donde estuvieron acompañados por sus padres y seres queridos.

Liz Ibarra fue la encargada de la preciosa decoración así como de cuidar cada detalle, siguiendo al pie de la letra toda las medidas de sanidad correspondientes. Después de la ceremonia civil se realizó una comida para pasar una tarde muy agradable.