Se acerca el final de año, y con ello también el final de un ciclo escolar. Para los alumnos del Tecnológico de Monterrey significa el terminar su carrera universitaria. Es por esa razón que tuvieron su fiesta de graduación en el centro de convenciones de la isla. Esa noche, acompañados de sus familiares y amigos los graduados llegaron para pasar una gran velada en que estaría juntos quizás por última vez. Al terminar la cena los cerca de sesenta graduados fueron llamados a la pista para un brindis. Iñaki Narváez fue el encargado de dirigir unas palabras a sus compañeros de generación. Entre luces y pirotecnia todos levantaron las copas y brindaron por su éxito logrado.